martes, 12 de julio de 2016

Nunca un tocado joya dijo tan poco en mi mano y tanto en ella.


La mayor de las alegrías con su Tocado Mamá, cristales y cristales y más cristales para decorar su moño, como un eterno abrazo.

Cuando dimos con el diseño definitivo el mejor de los regalos que he recibido en estos años ha sido su sonrisa, ver los ojitos de felicidad imaginando junto a mi el resultado fue una auténtica pasada que no olvidaré, logramos un resultado impecable.


Gracias por hacerme los días en el taller más felices, gracias por confiar en mi.