lunes, 24 de febrero de 2014

Los tocados ya no son solo cosa de las bodas inglesas ni de la jet set.

Hasta hace bien poco, el tocado era casi un artículo de lujo reservado para las bodas de postín.
Ha dejado de ser un capricho caro y ahora es un homenaje que cualquiera se puede dar.